El Instituto de Estudios Superiores “Hernando Arias de Saavedra” nació el 3 de mayo de 1.993 en la Ciudad de Posadas, Provincia de Misiones, en el marco de la Ley del Servicio Provincial de Enseñanza Privada – S.P.E.P.M.- Lo hacía con el nombre de Pablo Areguaty, indio guaraní de las Misiones, que había sido primer Gobernador de las Islas Malvinas luego de los Gobiernos Patrios de 1.810, allá por 1.821.
Surgió como resultado de un proyecto impulsado por el Sindicato de Amas de Casa de la República Argentina –SACRA- filial Misiones, como representante legal.
El proyecto partió del supuesto esencial de comprender, que se iniciaba un "cambio de época" más que una "época de cambios". Es decir, el proceso de mundialización fundamentado por la globalización en el orden financiero, la transnacionalización de la producción, la emergencia de una nueva geografía política y económica, y el refugio de los pueblos en su identidad cultural, conducente a una tensión entre lo global y lo regional, que traían como consecuencia el sello de la incertidumbre como única certidumbre.
En este proceso, se entendía que el conocimiento, se transformaba en el nuevo factor de producción desplazando a los factores tradicionales, como el caso de la mano de obra, los recursos naturales o el capital en sí mismo.
La educación se convertía en la verdadera alta política para las comunidades que desean trascender en la historia.
Al mismo tiempo, el surgimiento del MERCOSUR, como nuevo eje de la política exterior de nuestro país, convertía a la provincia de Misiones en epicentro del nuevo proceso integracionista.
En suma, la provincia de frontera se constituía en una provincia de conjunción y articulación con los demás países integrantes del nuevo bloque.
Este escenario demandaba simultáneamente antiguas y nuevas alternativas. Las antiguas, se referían a que nuevamente el espacio cultural de matriz guaranítica - jesuítica, recobraba una inusual importancia geopolítica y las nuevas demandas, se referían a que a través del fenómeno educativo se unificaba el universo de la cultura y de la tecnología, cuestión descuidada en muchas ocasiones, al producirse un desacople entre lo productivo y lo cultural.
Se rescataba la figura de un indio mestizo de las Misiones de nombre Pablo Areguaty como símbolo de la nueva época, y se inauguraba el Instituto con dos flamantes carreras que respondían a este proyecto:
a) Técnico Superior en Administración de Cooperativas y Mutuales y
b) Técnico Superior en Historia Regional e Integración Iberoamericana.
La propuesta encontró un rápido apoyo en  la sociedad, produciendo el germen o la semilla de la comunidad educativa - actual.
DE “PABLO AREGUATY” A “HERNANDO ARIAS DE SAAVEDRA”
En el año 1994 en adhesión a los fundamentos citados se rescataba la figura de Hernando Arias de Saavedra y sin desmedro de Pablo Areguaty, se decidía el reemplazo de su nombre.
Así el Dr. Salvador Cabral Arrechea. Presidente del Consejo Honorario del Instituto de Estudios Superiores Hernando Arias de Saavedra fundamentaba la decisión del nombre: “En el año 1994 rescatábamos la figura de Hernando Arias de Saavedra, en su carácter de primer gobernador criollo, nacido en tierras del Río de La Plata, y síntesis de lo que el filósofo mexicano José Vasconcelos definía como “La raza cósmica”, en su dimensión mestiza del ser latinoamericano. El legado de Hernandarias aparece más abarcador en lo que hace al nuevo escenario de reintegración cultural de la  región…”
  
Su magnífica visión lo llevó a convocar a los Padres Jesuitas desde Brasil hacia estas tierras guaraníticas, dando así origen a la monumental obra de “Las Misiones”, primer antecedente de integración regional, cultural, política, educativa y social de América Latina.  La memoria de sus raíces, el coraje frente al futuro y la captación del presente desde los valores éticos, son los tres ejes filosóficos que nuestro Instituto toma de Hernando Arias de Saavedra y los proyecta en las diversas carreras que componen su propuesta educativa.
 
El fortalecimiento del MERCOSUR, eje fundamental de la política exterior Argentina, convierte a Misiones en epicentro del proceso actual de integración. De ser una provincia de frontera pasamos a constituirnos en conjunción y encuentro de los demás países del nuevo Bloque. 
 
Educación a Distancia. Fuimos pioneros en sumar al tradicional dictado de clases presencial, el sistema a distancia, con un encuentro mensual. Acompañamos a los estudiantes con tutorías y consultas a través de diversas vías de comunicación, dictado de clases en las localidades del interior de la Provincia.
 
Nuestra Oferta Educativa a Distancia cuenta con la aprobación de la Comisión Federal de Registro de Evaluación Permanente de Oferta de Educación a Distancia, dependiente del Ministerio de Educación de la Nación. Podemos destacar con orgullo, que alcanzamos en la provincia de Misiones, el mayor número de carreras acreditadas por este organismo. 
 
Vinculación Universitaria. Para favorecer el proceso de formación continua de nuestros egresados, firmamos Convenios de Articulación con prestigiosas Universidades del país, constituyéndonos en Centro Tutorial y/o Examinador.
 
La articulación de la actividad académica con empresas, organismos públicos y organizaciones civiles mediante convenios diversos, facilita pasantías a los educandos, el inicio de vínculos laborales y/o el fortalecimiento de los ya existentes.
 
Formación Docente. El Instituto de Formación Docente Continua “Hernando Arias de Saavedra”, inicia su actividad académica, proponiendo los Profesorados en Ciencia Política y en Economía y Gestión. El objetivo es preparar egresados que participen en procesos de enseñanza y aprendizaje científicamente reflexivos sobre la educación del Siglo XXI.

Consejo Académico

  • Presidente
  • Representante Legal
  • Rectora
  • Vicerrectora Académica
  • Vicerrector Administrativo
  • Secretaria Académica
  • Secretaria Administrativa
  • Coordinadora Sede Eldorado
  • Coordinadora Sede Oberá
  • Coordinadora Sede Apóstoles 
  • Coordinadora Sede 2 de Mayo 
  • Coordinadora Sede San Pedro 
  • Coordinadora Sede San Antonio  

Dr. Salvador Cabral Arrechea
Élida Vigo
Mgter. Cdra. Griselda Gabalachis
Lic. Prof. Estela Bárbaro
Mgter. Ing. José Cabral
Per. Olga Rodríguez
Prof. Marcela Aldicer
Cdra. Liliana Cabañas
Prof. Lilian Sapper
Elisabet Kool
Elizabeth Pedro
Norma Datschke
Laura Montenegro

 

Consejo Académico Consultivo Honorario
Conformado por ilustres pensadores  argentinos y latinoamericanos que comparten nuestro sentir y nuestra visión.

  • DR. EMILIO TENTI FANFANI. Sociólogo. Consultor de la UNESCO en América Latina en Planeamiento Educativo.
  • DR. CARLOS FERNANDEZ PARDO. Especialista  en Ciencia Política. Coordinador del Doctorado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la USAL.
  • DR. MARIO SERRAFERO. Decano de la Facultad de Derecho, Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación de la UADE.
  • DR. SERGIO LABOURDETTE. Doctor en Ciencia Política. Evaluador de la CONEAU.
  • DR. TOMAS PALAU. Doctor en Sociología. FLACSO. Consultor Internacional.
  • MGTER. JOSE LUIS CASTIÑEIRA DE DIOS. Antropólogo y Maestro de Música. Director de la Maestría en Gestión Cultural de la Univ. de Palermo.
  • DR. GUSTAVO OSVALDO BELIZ. Abogado. Experto en Políticas Públicas. Consultor Internacional.
  • LIC. CRISTINA MARINERO. Directora de la Unidad de Educación a Distancia. Univ. Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”. Trelew, Chubut.
  • LIC. BEATRIZ NEUMANN. Directora de la Licenciatura en Ciencia Política. Univ. Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”. Trelew, Chubut.
  • LIC. ANTONIO BRAILOWSKI. Lic. en Economía. Experto Internacional en Gestión y Planificación Ambiental.
  • LIC. HORACIO SANTANGELO. Especialista en Psicología Educacional. Referente en el desarrollo del Uso de Tecnologías y calidad en la Educación a Distancia.
  • LIC. MARIANO BRONEMBERG. Director de Carrera Lic. Relaciones Públicas de la UADE.
  • MGTER. ALICIA IRURETAGOYENA. Lic. en Relaciones Públicas. Mag. en Políticas Culturales. Dir. Tecnicatura en RR PP del Instituto de la Cámara Argentina de Comercio.
  • LIC. MIGUEL SANTESMASES MESTRE. Catedrático de Comercialización e Investigación de Mercado. Universidad  de Alcalá de Henares. Madrid, España.
  • LIC. ROBERTO PUCCI. Catedrático de la Universidad Nacional de Tucumán. DRA. EMILIA EDDA MENOTTI VIOLA, Decana de Historia de la Universidad “Kennedy”.
  • LIC. MODESTO EMILIO GUERRERO. Historiador Venezolano. Caracas. Venezuela.
  • DRA. ANA RIBEIRO. Licenciada, Máster y Doctora en Historia. Montevideo. Uruguay.
 
Miembros In-Memorian del primer Consejo Académico Honorario
  • Washington Reyes Abadíes
  • Jorge Abelardo Ramos
  • Blas Manuel Alberti
  • Alberto Methol Ferre
  • Ing. Luis Meyer.

 

Para favorecer la formación continua de nuestros egresados, firmamos convenios de vinculación con prestigiosas universidades del país, como con la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”, la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, la Universidad Nacional de Tres de Febrero, la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Mendoza, la Universidad de la Marina Mercante, la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Misiones, la Universidad Nacional de Santiago del Estero y la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

 El Instituto de Estudios Superiores Hernando Arias de Saavedra realizó la entrega de Diplomas a más de 500 egresados de las diferentes carreras, en un encuentro que superaron las mil personas el pasado 1° de junio. Lo que representó toda una respuesta a la propuesta educativa, que se iniciara en 1993 con tan sólo 16 alumnos y dos carreras.
El Saavedra se enriquece en dos grandes campos del conocimiento. Las Ciencias Sociales, cuyos pilares son la Ciencia Política y la Economía, implementando tecnicaturas y profesorados. Y las Ciencias Productivas transformadoras, como la Biotecnología, los profesorados en Biología y en Educación Técnica, que promueven las formas múltiples de aumentar la producción de todo lo que la Provincia desarrolla, mediante el desarrollo de viveros, centros de producción porcina y piscicultura, todo ello transformado en programas de estudios, preparando a los jóvenes para enfrentar el crecimiento económico de Misiones.
La respuesta sigue siendo sorprendente. Jóvenes de todos los rincones se incorporan allí donde el Instituto abre sus puertas: Oberá, Apóstoles, Eldorado, Wanda, 2 de Mayo, San Antonio, Andresito, además de la sede central en la ciudad de Posadas, son centros activos del conocimiento autofinanciado por sus propios alumnos, ejemplo de cómo la enseñanza, cuando es la que necesita el pueblo al que se llega, siempre es bien recibida y abrazada con entusiasmo, planteando claramente la posibilidad de un futuro para cada joven que se incorpora al mundo del conocimiento y del trabajo. Todo esto se expresó en el entusiasta y emotivo acto que el Saavedra realizó el 1º de junio pasado.
Lograr vinculaciones con las instituciones del medio social, productivo.
En ese cálido encuentro la Rectora, Magister Griselda Gabalachis, expresó en su discurso que la propuesta académica intenta sintetizar las tendencias universales, con lo propio y lo particular, pero con un criterio que trasciende lo meramente informativo, poniendo énfasis en lo formativo, respetando la diversidad. ”En primer lugar quiero agradecer la presencia de todos Uds. hoy aquí, y especialmente de quienes han venido desde las localidades de Eldorado, Oberá y Dos de mayo, para acompañarnos en esta ceremonia de graduación que sin dudas marca un hito trascendental, no sólo en la vida de quienes alcanzan un título, sino también en la vida de las instituciones educativas, que como la nuestra, llevan adelante la Misión de formar Profesionales. Para nuestro Instituto es un orgullo y satisfacción poder ver cristalizado este esfuerzo conjunto, donde cada uno de Uds. ve plasmada  una meta personal y nosotros una meta institucional. En esta ocasión, en que también estamos festejando 20 años de presencia y trabajo ininterrumpido en el medio educativo, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la misión y la visión de nuestra institución, que con seguridad se verán reflejadas especialmente, en el accionar de ustedes, queridos graduados. Quienes integramos el Instituto Saavedra entendemos que la información tiene que ser transformada en conocimiento científico, y el conocimiento en práctica creadora, de manera de desarrollar las capacidades y habilidades de los jóvenes y adultos para que realmente sean factores de cambio”.
En ese sentido explicó que se trabaja para fortalecer las carreras técnicas y docentes, en todas las sedes, en particular logrando vinculaciones con las instituciones del medio social, productivo y gubernamental, para que los graduados no sólo puedan entrenarse en las acciones concretas que hacen a su perfil profesional, sino también, con la guía y apoyo de los equipos de docentes, transferir ese conocimiento para el desarrollo de los distintos ámbitos y sectores en que se divide la actividad económica y productiva de nuestra región.
El Instituto Hernando Arias de Saavedra, está comprometido con la actividad educativa, pero el modelo de formación elegido no pierde de vista uno de los objetivos de la educación,  que es lograr la inclusión social. Aspecto destacado por Gaspar Fabbro, egresado de la Tecnicatura y del Profesorado en Seguridad e Higiene Laboral, quien se refirió a la diferencia entre  ser técnico y profesor, “un técnico enseña normas, las pone en práctica, las corrige, y nosotros debemos mejorarlas y muchas veces hay gente que lleva años haciendo eso. En cambio, ser profesor consiste en enseñar a un joven a hacer bien las cosas. Nos queda como gran trabajo seguir investigando y actualizándonos”.
El camino de la capacitación constante de los jóvenes
La Ministra de Acción Cooperativa, Dra. Fabiola Bianco destacó que en estos últimos años el Saavedra se ha convertido en marca registrada en lo que tiene que ver con el crecimiento de la Provincia. “Empezamos a trabajar en conjunto para que nuestros jóvenes no quieran irse de sus hogares. Hemos llegado en un año de trabajo a más de 600 jóvenes, logrando que también puedan capacitarse gratuitamente. En ese camino de la capacitación constante seguimos trabajando”.
 
20 AÑOS A LA VANGUARDIA DE LA EDUCACIÓN EN LA REGIÓN
El Dr. Salvador Cabral Arrechea, Presidente Honorario del Consejo Académico del Saavedra, se ocupó de repasar la historia del Instituto y vincularla a los tiempos políticos, económicos y sociales que se vivieron. 
“Cuando el instituto Saavedra se inició, teníamos dos carreras y 16 alumnos, ahora contamos con más de veinte carreras y estamos alcanzando los cinco mil alumnos. La semilla prendió y siempre es lindo ver cuando un jardín florece. No deja de ser por lo tanto un hecho profundamente emotivo para todos aquellos que iniciamos este desafío, con el convencimiento que la educación no es indiferente al destino del pueblo, de la Provincia y de la Patria. Sabíamos que la formación que nosotros proponíamos, no era neutral y que aunque en ese momento se estaba pasando mal porque cruzábamos la tormenta neoliberal, nosotros pusimos un cartelito en la puerta del instituto que decía “Educar para el siglo XXI es educar para la integración de América Latina”. Era  1993, y nadie entendía bien qué significaba eso. Con el tiempo nació el Mercosur, el UNASUR y el Brasil, que antes competía con Argentina, se transformó en un país hermano y en una potencia mundial”.
Creo que el mejor homenaje es hacer algunas reflexiones. Primero, que el mundo está pasando por un momento sumamente importante porque por tercera vez en la modernidad, está cambiando el poder en el mundo. En las dos anteriores, cada una costó una guerra mundial.  Ahora se está cambiando, pero sin guerras formales.
La primera potencia productora del mundo es China, que fue un país del tercer mundo dominado por Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. El pueblo chino pasó por muy graves y distintas experiencias y hoy se ha recuperado y está disputando el poder mundial. La otra es la India, que fue una colonia formalmente inglesa durante mucho tiempo y proveyó a Inglaterra de sus mayores riquezas. Por supuesto que eso fue posible porque hubo hindúes que cargaban contra su propio pueblo, de ahí vino la palabra “cipayo”, usada por Jauretche y los compañeros de FORJA en la Década Infame que hicieron circular en Argentina para denominar a  todos aquellos que estaban en contra del país. De todas estas experiencias, el Japón volvió a levantarse, la propia Alemania volvió a construirse después que fuera totalmente destruida, se podría decir que quienes perdieron la guerra ganaron la posguerra, es decir, se transformaron en puntos de referencia de la futura construcción mundial.
Enseñar la situación de pertenencia, la historia, las luchas políticas, la conciencia del poder.
Desde el Instituto Saavedra hemos querido transmitir un pensamiento y una especie de componente práctico. Por un lado enseñar la situación de pertenencia, la historia, las luchas políticas, la conciencia del poder. Enseñar las ciencias sociales para saber siempre de dónde viene, donde está su pertenencia y hacia a donde tiene que dar batalla. Si tiene bien en claro estos dos elementos fundamentales, el país no puede nunca ser derrotado.
En segundo lugar, la persona tiene que entender cómo se va transformando el mundo, cómo sus hijos tienen que saber hacer una revolución productiva en serio esta vez, cómo producir más y cómo enriquecerse todo el mundo. Argentina tiene que ser un país rico, sin pobres y para eso necesita meter a la ciencia en todas las actividades cotidianas. Estudiar la biología y la biotecnología, las transformaciones nuevas que el mundo está brindando, cómo aumentar la productividad, tener conciencia de que hay que producir siempre más para poder tener un mercado grande y barato y no uno chico y caro como quería el liberalismo. Un mercado nuestro con lo que producimos y no uno con cosas ajenas, tenemos que tener soberanía sobre las cosas que existen en nuestra tierra. Pero para eso debemos tener soberanía sobre nuestra conciencia. Quiénes somos y hacia dónde vamos, esas son las dos preguntas que guían el fondo del alma del Instituto Hernando Arias de Saavedra. Somos un instrumento de lucha del pueblo argentino. Somos un Instituto que pelea, los herederos de los que lucharon y de los que estudiaron, de los que tomaron la ciencia con pasión, con pasión humana, donde se ve al hermano como el elemento principal en la construcción del mañana, al otro, al semejante, al que necesita de la preocupación, por eso estamos en los pueblos más olvidados, porque nos preocupa que nuestros estudiantes no puedan estudiar porque viven lejos. Por eso, en pocos años vamos a llegar a cada pueblo pequeño; la Provincia lo necesita .Porque ningún país tendrá la posibilidad de futuro sino cuenta primero con una conciencia de sí mismo. Los argentinos tenemos 200 años pero son 200 años de discutir quiénes somos.
Desde Buenos Aires dan una versión de la Argentina y desde todas las provincias damos otra versión. Desde Buenos Aires existen próceres que querían imponer el poder del puerto y desde las provincias existen olvidados personajes que querían defender la soberanía de los pueblos. Existen Facundo, Güemes, Andresito, los hombres que pelearon desde abajo para construir lo que hoy vivimos, porque nuestra Argentina no fue producto del puerto, fue producto de los pueblos de las lanzas, de las montoneras gauchas, ellos la construyeron, los hombres olvidados, el soldado desconocido. Esos son los héroes anónimos a quienes les debemos la existencia de nuestra Patria.
El segundo elemento, además de la conciencia, es la ciencia y la tecnología.
El segundo elemento, además de la conciencia, es la ciencia, no debemos temer a la ciencia, a los grandes desafíos de nuestro tiempo, es un momento de descubrimientos; nos hemos hecho con ellos, que lo digan nuestros grandes médicos e investigadores.
América del Sur, una potencia futura.
Por eso exigimos a nuestros docentes, altas titulaciones, constancia en el trabajo y compromiso con su pueblo para el mañana. Sin eso no habrá patria ni habrá Argentina. Queremos pertenecer a la futura potencia sudamericana, que el UNASUR tenga un banco, pero además que esté cruzado de caminos donde no haya por adentro ningún tipo de límites. Queremos hacer una potencia de América del Sur, para que la Argentina sea una parte importante, soberana y libre de esa potencia y que con su corazón y con el desarrollo científico logrado pueda ser un eslabón imprescindible en la construcción futura del mundo.

  
Con la presencia de unas 80 personas, entre mujeres emprendedoras y productores porcinos de la zona, se lanzó en la localidad de Puerto Rico la edición del año 2013 de las capacitaciones del Programa SIEMPRE 100% Emprendedora, emprendidas por el Ministerio de Acción Cooperativa, Mutual, Comercio e Integración.
 
Del inicio de las capacitaciones, que resulta de un convenio entre ese organismo estatal y el Instituto de Estudios Superiores Hernando Arias de Saavedra, participaron: el intendente local, Federico Neis; la ministra de Trabajo y Empleo, Claudia Gauto y la coordinadora general del Plan Mamá, Ilda Fontora, ambas candidatas a diputadas provincial por el Frente Renovador y la rectora del Instituto, Griselda Gabalachis. También acompañaron el lanzamiento la concejal de Puerto Rico y candidata a la reelección por el mismo frente, Mirta “Pola” Klauck, su compañero de lista Javier Olivera.
La iniciativa del Programa SIEMPRE surgió luego del éxito de la Expo Mujer 2012 y de los buenos resultados obtenidos por el Banco de la Mujer, con la idea de brindar cursos de capacitación sin cargo para la gestión de emprendimientos liderados por mujeres. En principio fue para las que participaron de la Expo o recibieron un crédito del “Banco de la Mujer” pero este año las autoridades del Ministerio y del Instituto resolvieron abrir la convocatoria a todas las emprendedoras misioneras que se muestren interesadas.
 
Los cursos de capacitación son gratuitos y están a cargo de un equipo de docentes del Instituto Saavedra. En tanto que el cronograma de los talleres, diseñado para abarcar a todas las regiones del territorio provincial, se completará con similares encuentros el 06 de junio en Posadas y el 22 en Puerto Iguazú.
Al finalizar el acto, las emprendedoras interesadas se acercaron a charlar con los profesores del Saavedra presentes en el lugar, para coordinar cómo serán las capacitaciones.
Para mayores informaciones, las interesadas pueden dirigirse al Ministerio de Acción Cooperativa, Mutual, Comercio e Integración, sito en Av. Mitre 2180 de Posadas, a los teléfonos 444-7912 / 13 / 14 o bien por correo electrónico a la dirección expomujermisiones@gmail.com como así también en el sitio web www.expomujermisiones.com.
 
 

 HERNANDO ARIAS DE SAAVEDRA. El hijo de la tierra
Notable gobernante criollo nacido en la Asunción en 1560, según lo anotado por él mismo en una de sus cartas al Monarca, datada de 1603, donde expresa que tiene 43 años de edad; otra carta de 1617, corrobora el dato anterior.
Era hijo de Martín Suárez de Toledo y de María de Sanabria; tomó el nombre de su abuelo paterno, Hernandarias de Saavedra, imitando en esto a su padre. Era medio hermano de Hernando de Trejo y Sanabria, que fue famoso obispo de Tucumán. Cuando doña María de Sanabria, hija de doña Mencia de Calderón y del Adelantado Don Juan de Sanabria, enviudó de su primer casamiento con Hernando de Trejo, casó con Don Martín Suárez Toledo.
Por las dos líneas era Hernandarias de noble estirpe. A los dieciocho años participó de una expedición a la Ciudad de los Césares con el Gobernador Gonzalo de Abreu. Contribuyó después a la repoblación de Buenos Aires, luego de la fundación de Garay.
Este sería su suegro, pues se casó en 1582 con la hija del célebre capitán, Doña Jerónima de Contreras, en la ciudad de Santa Fe.
Después de la muerte de Garay, acompañó a Alonso de Vera, el “Cara de Perro”, en la empresa que culminó con la fundación de Concepción del Bermejo en 1585, siendo designado por los méritos acreditados en la campaña Alcalde de Primer Voto. Cooperó también en la fundación de Corrientes, habiendo para entonces alcanzado un sólido prestigio entre la población del Paraguay y Buenos Aires.
Así fue que en 1592 el Cabildo de Asunción lo eligió Teniente Gobernador, respondiendo a las exigencias de los criollos y mestizos, hijos de la tierra.
Después de los gobiernos de Zárate y de Ramírez de Velazco, nuevamente fue elegido Hernandarias Gobernador por el Cabildo de Asunción el 4 de enero de 1598, coincidiendo con igual designación conferida por el Virrey del Perú, diecinueve días antes. Era la primera vez que un Virrey designaba un gobernante criollo.
Su actuación relevante fue entre 1580 hasta su muerte en Santa Fe en 1631. Es útil destacar que durante su vida pública se dio la Alianza Peninsular entre España y Portugal (1580-1640), proyectándose a la América hispana y portuguesa, por lo que se transforma en el Estado más grande del mundo con Felipe II, Felipe III y Felipe IV, y fue nuestro periodo histórico de integración, por lo que hoy debemos hablar de reintegración.
Fundador y constructor real de ciudades, desde la madre de las mismas, su natal Asunción.
Geopolítico por derecho natural de la Patria Grande Naciente, organizando y conduciendo expediciones no de conquista sino de exploración geoestratégica, cabalgando al frente como jefe. Hombres y cabalgaduras se fusionan en un sólo cuerpo y lo convierten a Hernandarias en el primer criollo en concebir un plan de colonización en la Patagonia recorriendo sus regiones más remotas, aconsejando la territorialización poblacional de una red de ciudades que debían ser asentadas lindantes a la cordillera de los Andes y él mismo se ofrece para la tarea que quedó inconclusa.
También fue Hernandarias el primero en introducir en la actividad ganadera una sistematización de la misma siendo el creador de la vaquería como actividad social, reglamentándola.
Preparó la ocupación total de la Cuenca, aliándose con el indio, llegando hasta la Patagonia, promoviendo un plan de ocupación y ordenamiento territorial. Y sobre ese territorio, finalmente poseído, aspiró a desarrollar al máximo de sus posibilidades todas las producciones e industrias capaces de crear una economía sana en moderna actitud proteccionista.
Con Hernandarias lo social tuvo sentido universal. Toda vez que se ha buscado interpretar el ser nacional desde ópticas sociales o liberales ajenas a la Nación Sudamericana, se ha descuidado lamentablemente el origen inmutable de sus raíces que interpretó fielmente Hernandarias, el primero.
Pero a la vez, se lo puede considerar un contemporáneo porque en la época que le tocó vivir evidenció comprensión y compromiso de los elementos intrínsecos de la nacionalidad, comprendiendo la misión que debía cumplir en su contexto y se evidenció como un hombre  de una visión estratégica.
Estimuló el desarrollo de la ganadería, moralizó las costumbres y castigó severamente los delitos; libró al uso y explotación extensiones enormes de territorios dominados por los indígenas. Gran explorador geográfico, llegó hasta el sur de nuestros territorios. También fomentó las industrias y el comercio y defendió su gobernación de las intrusiones portuguesas. Fue un verdadero estadista, cuyo mérito acrece por las circunstancias de ser hijo de la tierra, en la que se plasmaban las futuras naciones americanas.
Pero su compromiso social no estaba desvinculado de un proyecto educativo empalmado como proyecto de la nacionalidad emergente que se materializaba en su figura y en el espacio territorial que ocupaba desde el Paraguay a la Patagonia y desde el interior a la Banda Oriental, hoy el MERCOSUR.  
Su obra gigantesca fue haber gestionado que arriben desde Brasil los padres jesuitas para dar origen a la monumental obra de las Misiones, primer antecedente de integración cultural, política, educativa y social de lo que le espera al MERCOSUR como futuro Estado Continental.
Hernandarias fue el nexo que posibilitó que la Compañía de Jesús se estableciera en América y desplegara su vasta labor misional, ya que sus reiterados reclamos contribuyeron a definir la venida de los jesuitas a la región.
En síntesis, Hernandarias luchó por la unidad de la Patria Grande emergente y fundante en su edad heroica y por su vitalidad cultural, educativa, económica y social, ya que sin ellos no hay Nación porque no posee el soporte de Región.
A modo de resumen orientativo, la comunidad educativa se asume heredera de la obra y el legado de Hernando Arias de Saavedra fundamentado en tres ejes que hacen a su relación con el tiempo y que están en tensión dialéctica entre ellos:
·         Primero, la memoria de sus raíces;
·         Segundo, el coraje frente al futuro;
·         Tercero, la captación del presente.
Son los tres ejes filosóficos que el Instituto tomó de Hernando Arias de Saavedra y los proyectó en las diversas carreras que componen su propuesta educativa.
El fortalecimiento del MERCOSUR, eje fundamental de la política exterior Argentina, convierte a Misiones en epicentro del proceso actual de integración. De ser una provincia de frontera se constituye en conjunción y encuentro de los demás países del nuevo Bloque.
Parte de entender  a la educación en la sociedad del conocimiento -el siglo XXI-, como el principal factor de producción, cuya función social es crear ciudadanía e inclusión. La educación es el nuevo nombre de la justicia social, reinstalando el concepto del  trabajo con recursos propios y con ideas que impulsen el desarrollo de las  propias potencialidades.
Desde estos tres ejes filosóficos el Instituto de Estudios Superiores “Hernando Arias de Saavedra” proyecta sus carreras retomando el legado de Hernandarias desde las raíces para desde la educación generar los proyectos educativos estratégicos orientadores de una acción transformadora de la sociedad en todos los estamentos.
Los planes de estudios transdisciplinarios y multidisciplinarios se transmutan en promover técnicos profesionales arraigados y comprometidos en su tiempo/espacio, y sus saberes enriquecen el campo de las políticas públicas y/o privadas impostergables para que la región cumpla el mandato aparentemente lejano de nuestro contemporáneo Hernando Arias de Saavedra.
 

 El Instituto de Estudios Superiores Hernando Arias de Saavedra realizó la entrega de Diplomas a más de 500 egresados de las diferentes carreras, en un encuentro que superaron las mil personas el pasado 1° de junio. Lo que representó toda una respuesta a la propuesta educativa, que se iniciara en 1993 con tan sólo 16 alumnos y dos carreras.
El Saavedra se enriquece en dos grandes campos del conocimiento. Las Ciencias Sociales, cuyos pilares son la Ciencia Política y la Economía, implementando tecnicaturas y profesorados. Y las Ciencias Productivas transformadoras, como la Biotecnología, los profesorados en Biología y en Educación Técnica, que promueven las formas múltiples de aumentar la producción de todo lo que la Provincia desarrolla, mediante el desarrollo de viveros, centros de producción porcina y piscicultura, todo ello transformado en programas de estudios, preparando a los jóvenes para enfrentar el crecimiento económico de Misiones.
La respuesta sigue siendo sorprendente. Jóvenes de todos los rincones se incorporan allí donde el Instituto abre sus puertas: Oberá, Apóstoles, Eldorado, Wanda, 2 de Mayo, San Antonio, Andresito, además de la sede central en la ciudad de Posadas, son centros activos del conocimiento autofinanciado por sus propios alumnos, ejemplo de cómo la enseñanza, cuando es la que necesita el pueblo al que se llega, siempre es bien recibida y abrazada con entusiasmo, planteando claramente la posibilidad de un futuro para cada joven que se incorpora al mundo del conocimiento y del trabajo. Todo esto se expresó en el entusiasta y emotivo acto que el Saavedra realizó el 1º de junio pasado.
Lograr vinculaciones con las instituciones del medio social, productivo.
En ese cálido encuentro la Rectora, Magister Griselda Gabalachis, expresó en su discurso que la propuesta académica intenta sintetizar las tendencias universales, con lo propio y lo particular, pero con un criterio que trasciende lo meramente informativo, poniendo énfasis en lo formativo, respetando la diversidad. ”En primer lugar quiero agradecer la presencia de todos Uds. hoy aquí, y especialmente de quienes han venido desde las localidades de Eldorado, Oberá y Dos de mayo, para acompañarnos en esta ceremonia de graduación que sin dudas marca un hito trascendental, no sólo en la vida de quienes alcanzan un título, sino también en la vida de las instituciones educativas, que como la nuestra, llevan adelante la Misión de formar Profesionales. Para nuestro Instituto es un orgullo y satisfacción poder ver cristalizado este esfuerzo conjunto, donde cada uno de Uds. ve plasmada  una meta personal y nosotros una meta institucional. En esta ocasión, en que también estamos festejando 20 años de presencia y trabajo ininterrumpido en el medio educativo, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la misión y la visión de nuestra institución, que con seguridad se verán reflejadas especialmente, en el accionar de ustedes, queridos graduados. Quienes integramos el Instituto Saavedra entendemos que la información tiene que ser transformada en conocimiento científico, y el conocimiento en práctica creadora, de manera de desarrollar las capacidades y habilidades de los jóvenes y adultos para que realmente sean factores de cambio”.
En ese sentido explicó que se trabaja para fortalecer las carreras técnicas y docentes, en todas las sedes, en particular logrando vinculaciones con las instituciones del medio social, productivo y gubernamental, para que los graduados no sólo puedan entrenarse en las acciones concretas que hacen a su perfil profesional, sino también, con la guía y apoyo de los equipos de docentes, transferir ese conocimiento para el desarrollo de los distintos ámbitos y sectores en que se divide la actividad económica y productiva de nuestra región.
El Instituto Hernando Arias de Saavedra, está comprometido con la actividad educativa, pero el modelo de formación elegido no pierde de vista uno de los objetivos de la educación,  que es lograr la inclusión social. Aspecto destacado por Gaspar Fabbro, egresado de la Tecnicatura y del Profesorado en Seguridad e Higiene Laboral, quien se refirió a la diferencia entre  ser técnico y profesor, “un técnico enseña normas, las pone en práctica, las corrige, y nosotros debemos mejorarlas y muchas veces hay gente que lleva años haciendo eso. En cambio, ser profesor consiste en enseñar a un joven a hacer bien las cosas. Nos queda como gran trabajo seguir investigando y actualizándonos”.
El camino de la capacitación constante de los jóvenes
La Ministra de Acción Cooperativa, Dra. Fabiola Bianco destacó que en estos últimos años el Saavedra se ha convertido en marca registrada en lo que tiene que ver con el crecimiento de la Provincia. “Empezamos a trabajar en conjunto para que nuestros jóvenes no quieran irse de sus hogares. Hemos llegado en un año de trabajo a más de 600 jóvenes, logrando que también puedan capacitarse gratuitamente. En ese camino de la capacitación constante seguimos trabajando”.
 
20 AÑOS A LA VANGUARDIA DE LA EDUCACIÓN EN LA REGIÓN
El Dr. Salvador Cabral Arrechea, Presidente Honorario del Consejo Académico del Saavedra, se ocupó de repasar la historia del Instituto y vincularla a los tiempos políticos, económicos y sociales que se vivieron. 
“Cuando el instituto Saavedra se inició, teníamos dos carreras y 16 alumnos, ahora contamos con más de veinte carreras y estamos alcanzando los cinco mil alumnos. La semilla prendió y siempre es lindo ver cuando un jardín florece. No deja de ser por lo tanto un hecho profundamente emotivo para todos aquellos que iniciamos este desafío, con el convencimiento que la educación no es indiferente al destino del pueblo, de la Provincia y de la Patria. Sabíamos que la formación que nosotros proponíamos, no era neutral y que aunque en ese momento se estaba pasando mal porque cruzábamos la tormenta neoliberal, nosotros pusimos un cartelito en la puerta del instituto que decía “Educar para el siglo XXI es educar para la integración de América Latina”. Era  1993, y nadie entendía bien qué significaba eso. Con el tiempo nació el Mercosur, el UNASUR y el Brasil, que antes competía con Argentina, se transformó en un país hermano y en una potencia mundial”.
Creo que el mejor homenaje es hacer algunas reflexiones. Primero, que el mundo está pasando por un momento sumamente importante porque por tercera vez en la modernidad, está cambiando el poder en el mundo. En las dos anteriores, cada una costó una guerra mundial.  Ahora se está cambiando, pero sin guerras formales.
La primera potencia productora del mundo es China, que fue un país del tercer mundo dominado por Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. El pueblo chino pasó por muy graves y distintas experiencias y hoy se ha recuperado y está disputando el poder mundial. La otra es la India, que fue una colonia formalmente inglesa durante mucho tiempo y proveyó a Inglaterra de sus mayores riquezas. Por supuesto que eso fue posible porque hubo hindúes que cargaban contra su propio pueblo, de ahí vino la palabra “cipayo”, usada por Jauretche y los compañeros de FORJA en la Década Infame que hicieron circular en Argentina para denominar a  todos aquellos que estaban en contra del país. De todas estas experiencias, el Japón volvió a levantarse, la propia Alemania volvió a construirse después que fuera totalmente destruida, se podría decir que quienes perdieron la guerra ganaron la posguerra, es decir, se transformaron en puntos de referencia de la futura construcción mundial.
Enseñar la situación de pertenencia, la historia, las luchas políticas, la conciencia del poder.
Desde el Instituto Saavedra hemos querido transmitir un pensamiento y una especie de componente práctico. Por un lado enseñar la situación de pertenencia, la historia, las luchas políticas, la conciencia del poder. Enseñar las ciencias sociales para saber siempre de dónde viene, donde está su pertenencia y hacia a donde tiene que dar batalla. Si tiene bien en claro estos dos elementos fundamentales, el país no puede nunca ser derrotado.
En segundo lugar, la persona tiene que entender cómo se va transformando el mundo, cómo sus hijos tienen que saber hacer una revolución productiva en serio esta vez, cómo producir más y cómo enriquecerse todo el mundo. Argentina tiene que ser un país rico, sin pobres y para eso necesita meter a la ciencia en todas las actividades cotidianas. Estudiar la biología y la biotecnología, las transformaciones nuevas que el mundo está brindando, cómo aumentar la productividad, tener conciencia de que hay que producir siempre más para poder tener un mercado grande y barato y no uno chico y caro como quería el liberalismo. Un mercado nuestro con lo que producimos y no uno con cosas ajenas, tenemos que tener soberanía sobre las cosas que existen en nuestra tierra. Pero para eso debemos tener soberanía sobre nuestra conciencia. Quiénes somos y hacia dónde vamos, esas son las dos preguntas que guían el fondo del alma del Instituto Hernando Arias de Saavedra. Somos un instrumento de lucha del pueblo argentino. Somos un Instituto que pelea, los herederos de los que lucharon y de los que estudiaron, de los que tomaron la ciencia con pasión, con pasión humana, donde se ve al hermano como el elemento principal en la construcción del mañana, al otro, al semejante, al que necesita de la preocupación, por eso estamos en los pueblos más olvidados, porque nos preocupa que nuestros estudiantes no puedan estudiar porque viven lejos. Por eso, en pocos años vamos a llegar a cada pueblo pequeño; la Provincia lo necesita .Porque ningún país tendrá la posibilidad de futuro sino cuenta primero con una conciencia de sí mismo. Los argentinos tenemos 200 años pero son 200 años de discutir quiénes somos.
Desde Buenos Aires dan una versión de la Argentina y desde todas las provincias damos otra versión. Desde Buenos Aires existen próceres que querían imponer el poder del puerto y desde las provincias existen olvidados personajes que querían defender la soberanía de los pueblos. Existen Facundo, Güemes, Andresito, los hombres que pelearon desde abajo para construir lo que hoy vivimos, porque nuestra Argentina no fue producto del puerto, fue producto de los pueblos de las lanzas, de las montoneras gauchas, ellos la construyeron, los hombres olvidados, el soldado desconocido. Esos son los héroes anónimos a quienes les debemos la existencia de nuestra Patria.
El segundo elemento, además de la conciencia, es la ciencia y la tecnología.
El segundo elemento, además de la conciencia, es la ciencia, no debemos temer a la ciencia, a los grandes desafíos de nuestro tiempo, es un momento de descubrimientos; nos hemos hecho con ellos, que lo digan nuestros grandes médicos e investigadores.
América del Sur, una potencia futura.
Por eso exigimos a nuestros docentes, altas titulaciones, constancia en el trabajo y compromiso con su pueblo para el mañana. Sin eso no habrá patria ni habrá Argentina. Queremos pertenecer a la futura potencia sudamericana, que el UNASUR tenga un banco, pero además que esté cruzado de caminos donde no haya por adentro ningún tipo de límites. Queremos hacer una potencia de América del Sur, para que la Argentina sea una parte importante, soberana y libre de esa potencia y que con su corazón y con el desarrollo científico logrado pueda ser un eslabón imprescindible en la construcción futura del mundo.

El Instituto de Estudios Superiores Hernando Arias de Saavedra realizó la entrega de Diplomas a más de 500 egresados de las diferentes carreras, en un encuentro que contó con la presencia de más de mil personasel pasado 1° de junio. Lo que representó toda una respuesta a la propuesta educativa, que se iniciara en 1993 con tan sólo 16 alumnos y dos carreras.
El Saavedra se enriquece en dos grandes campos del conocimiento. Las Ciencias Sociales, cuyos pilares son la Ciencia Política y la Economía, implementando tecnicaturas y profesorados. Y las Ciencias Productivas transformadoras, como la Biotecnología, los profesorados en Biología y en Educación Técnica, que promueven las formas múltiples de aumentar la producción de todo lo que la Provincia desarrolla, mediante el desarrollo de viveros, centros de producción porcina y piscicultura, todo ello transformado en programas de estudios, preparando a los jóvenes para enfrentar el crecimiento económico de Misiones.
La respuesta sigue siendo sorprendente. Jóvenes de todos los rincones se incorporan allí donde el Instituto abre sus puertas: Oberá, Apóstoles, Eldorado, Wanda, 2 de Mayo, San Antonio, Andresito, además de la sede central en la ciudad de Posadas, son centros activos del conocimiento autofinanciado por sus propios alumnos, ejemplo de cómo la enseñanza, cuando es la que necesita el pueblo al que se llega, siempre es bien recibida y abrazada con entusiasmo, planteando claramente la posibilidad de un futuro para cada joven que se incorpora al mundo del conocimiento y del trabajo.Todo esto se expresó en el entusiasta y emotivo acto que el Saavedra realizó el 1º de junio pasado.
Lograr vinculaciones con las instituciones del medio social y productivo.
En esecálido encuentrola Rectora, Magister Griselda Gabalachis, expresó en su discurso sobre la propuesta académica, que intenta sintetizar las tendencias universales, con lo propio y lo particular, pero con un criterio que trasciende lo meramente informativo, poniendo énfasis en lo formativo, respetando la diversidad. ”En primer lugar quiero agradecer la presencia de todos Uds. hoy aquí, y especialmente de quienes han venido desde las localidades de Eldorado, Oberá y Dos de mayo, para acompañarnos en esta ceremonia de graduación que sin dudas marca un hito trascendental, no sólo en la vida de quienes alcanzan un título, sino también en la vida de las instituciones educativas, que como la nuestra, llevan adelante la Misión de formar Profesionales.Para nuestro Instituto es un orgullo y satisfacción poder ver cristalizado este esfuerzo conjunto, donde cada uno de Uds. ve plasmada una meta personal y nosotros una meta institucional.En esta ocasión, en que también estamos festejando 20 años de presencia y trabajo ininterrumpido en el medio educativo, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la misión y la visión de nuestra institución, que con seguridad se verán reflejadasespecialmente, en el accionar de ustedes, queridos graduados. Quienes integramos el Instituto Saavedra entendemos que la información tiene que ser transformada en conocimiento científico, y el conocimiento en práctica creadora, de manera de desarrollar las capacidades y habilidades de los jóvenes y adultos para que realmente sean factores de cambio”.
En ese sentido explicó que se trabaja para fortalecer las carreras técnicas y docentes, en todas las sedes, en particular logrando vinculaciones con las instituciones del medio social, productivo y gubernamental, para que los graduados no sólo puedan entrenarse en las acciones concretas que hacen a su perfil profesional, sino también, con la guía y apoyo de los equipos de docentes, transferir ese conocimiento para el desarrollo de los distintos ámbitos y sectores en que se divide la actividad económica y productiva de nuestra región.
El Instituto Hernando Arias de Saavedra, está comprometido con la actividad educativa, pero el modelo de formación elegido no pierde de vista uno de los objetivos de la educación, que es lograr la inclusión social. Aspecto destacado por Gaspar Fabbro, egresado de la Tecnicatura y del Profesorado en Seguridad e Higiene Laboral, quien se refirió a la diferencia entre  ser técnico y profesor, “un técnico enseña normas, las pone en práctica, las corrige, y nosotros debemos mejorarlas y muchas veces hay gente que lleva años haciendo eso. En cambio, ser profesor consiste en enseñar a un joven a hacer bien las cosas. Nos queda como gran trabajo seguir investigando y actualizándonos”.
El camino de la capacitación constante de los jóvenes
La Ministra de Acción Cooperativa, Dra. Fabiola Bianco destacó que en estos últimos años el Saavedra se ha convertido en marca registrada en lo que tiene que ver con el crecimiento de la Provincia. “Empezamos a trabajar en conjunto para que nuestros jóvenes no quieran irse de sus hogares. Hemos llegado en un año de trabajo a más de 600 jóvenes, logrando que también puedan capacitarse gratuitamente. En ese camino de la capacitación constante seguimos trabajando”.
20 AÑOS A LA VANGUARDIA DE LA EDUCACIÓN EN LA REGIÓN
El Dr. Salvador Cabral Arrechea, Presidente Honorario del Consejo Académico del Saavedra, se ocupó de repasar la historia del Instituto y vincularla a los tiempos políticos, económicos y sociales que se vivieron. 
“Cuando el instituto Saavedra se inició, teníamos dos carreras y 16 alumnos, ahora contamos con más de veinte carreras y estamos alcanzando los cinco mil alumnos. La semilla prendió y siempre es lindo ver cuando un jardín florece.No deja de ser por lo tanto un hecho profundamente emotivo para todos aquellos que iniciamos este desafío, con el convencimientoque la educación no es indiferente al destino del pueblo, de la Provincia y de la Patria.Sabíamos que la formación que nosotros proponíamos, no era neutral y que aunque en ese momento se estaba pasando mal porque cruzábamos la tormenta neoliberal, nosotros pusimos un cartelito en la puerta del instituto que decía “Educar para el siglo XXI es educar para la integración de América Latina”. Era 1993, y nadie entendía bien qué significaba eso. Con el tiempo nació el Mercosur, el UNASUR y el Brasil, que antes competía con Argentina, se transformó en un país hermano y en una potencia mundial”.
Creo que el mejor homenaje es hacer algunas reflexiones.Primero, que el mundo está pasando por un momento sumamente importante porque por tercera vez en la modernidad, está cambiando el poder en el mundo.En las dos anteriores, cada una costó una guerra mundial. Ahora se está cambiando, pero sin guerras formales.
La primera potencia productora del mundo es China, que fue un país del tercer mundo dominado por Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. El pueblo chino pasó por muy graves y distintas experiencias y hoy se ha recuperado y está disputando el poder mundial. La otra es la India, que fue una colonia formalmente inglesa durante mucho tiempo y proveyó a Inglaterra de sus mayores riquezas.Por supuesto que eso fue posible porque hubo hindúes que cargaban contra su propio pueblo, de ahí vino la palabra “cipayo”, usada por Jauretche y los compañeros de FORJA en la Década Infame que hicieron circular en Argentina para denominar a todos aquellos que estaban en contra del país. De todas estas experiencias, el Japón volvió a levantarse, la propia Alemania volvió a construirse después que fuera totalmente destruida, se podría decir que quienes perdieron la guerra ganaron la posguerra, es decir, se transformaron en puntos de referencia de la futura construcción mundial.
Enseñar la situación de pertenencia, la historia, las luchas políticas, la conciencia del poder.
Desde el Instituto Saavedra hemos querido transmitir un pensamiento y una especie de componente práctico. Por un lado enseñar la situación de pertenencia, la historia, las luchas políticas, la conciencia del poder. Enseñar las ciencias sociales para saber siempre de dónde viene, donde está su pertenencia y hacia donde tiene que dar batalla. Si tiene bien en claro estos dos elementos fundamentales, el país no puede nunca ser derrotado.
En segundo lugar, la persona tiene que entender cómo se va transformando el mundo, cómo sus hijos tienen que saber hacer una revolución productiva en serio esta vez, cómo producir más y cómo enriquecerse todo el mundo. Argentina tiene que ser un país rico, sin pobres y para eso necesita meter a la ciencia en todas las actividades cotidianas. Estudiar la biología y la biotecnología, las transformaciones nuevas que el mundo está brindando, cómo aumentar la productividad, tener conciencia de que hay que producir siempre más para poder tener un mercado grande y barato y no uno chico y caro como quería el liberalismo. Un mercado nuestro con lo que producimos y no uno con cosas ajenas, tenemos que tener soberanía sobre las cosas que existen en nuestra tierra. Pero para eso debemos tener soberanía sobre nuestra conciencia. Quiénes somos y hacia dónde vamos, esas son las dos preguntas que guían el fondo del alma del Instituto Hernando Arias de Saavedra. Somos un instrumento de lucha del pueblo argentino. Somos un Instituto que pelea, somos los herederos de los que lucharon y de los que estudiaron, de los que tomaron la ciencia con pasión, con pasión humana, donde se ve al hermano como el elemento principal en la construcción del mañana, al otro, al semejante, al que necesita de la preocupación, por eso estamos en los pueblos más olvidados, porque nos preocupa que nuestros estudiantes no puedan estudiar porque viven lejos. Por eso, en pocos años vamos a llegar a cada pueblo pequeño; la Provincia lo necesita. Porque ningún país tendrála posibilidad de futuro sino cuenta primero con una conciencia de sí mismo. Los argentinos tenemos 200 años pero son 200 años de discutir quiénes somos.
Desde Buenos Aires dan una versión de la Argentina y desde todas las provincias damos otra versión. Desde Buenos Aires existen próceres que querían imponer el poder del puerto y desde las provincias existen olvidados personajes que querían defender la soberanía de los pueblos. Existen Facundo, Güemes, Andresito, los hombres que pelearon desde abajo para construir lo que hoy vivimos, porque nuestra Argentina no fue producto del puerto, fue producto de los pueblos de las lanzas, de las montoneras gauchas, ellos la construyeron, los hombres olvidados, el soldado desconocido. Esos son los héroes anónimos a quienes les debemos la existencia de nuestra Patria.
El segundo elemento, además de la conciencia, es la ciencia y la tecnología.
El segundo elemento, además de la conciencia, es la ciencia, no debemos temer a la ciencia, a los grandes desafíos de nuestro tiempo, es un momento de descubrimientos; nos hemos hecho con ellos, que lo digan nuestros grandes médicos e investigadores.
América del Sur, una potencia futura.